Memorias sobre el Bonsái

Por Miguel Ros

Quiero compartir con ustedes algunas de mis memorias sobre el bonsái. Hice amistad con Juan Carlos Castillo, arquitecto, pintor y gran aficionado a los bonsáis. Tengo algunos de él. Juan Carlos tiene gran pasión pero, como todos, tiene que trabajar y da clases de pintura en la universidad, va a exposiciones, etc., y aquí es donde tengo que reconocer que fue él quien me insistió para que hiciéramos el museo, algo que ha resultado extra ordinario. Posiblemente desde que hicimos el museo, avanzamos más en la iniciación de gente que se aficionó mucho; que nos visitan; que se van con la intención de adquirí ir un bonsái, de tomar clases con nosotros.

Me da mucha satisfacción y reconozco que quien me ayudó mucho es el de entonces presidente municipal y su esposa que con su entusiasmo me apoyaron para celebrar el 9o Congreso Nacional, que agrupa algo así como a 20 clubes de diferentes partes de la República. A continuación doy los nombres: Arte bonsái de Tijuana A.C. Arte club bonsái de México Asociación mexicana del bonsái A.C Asociación Shihai Bonsái Calli de Guadalajara Bonsái club de León Bonsái tropical Club arte bonsái León Club bonsái Bunjin Club bonsái Guadalajara Club bonsái Puebla Club de Bonsallistas barranca del Metlac región Córdoba-Fortín AC Club hermanos del árbol pequeño de Texcoco Kokoro No Mori Takumi bonsái A.C. Club bonsái monterrey Arte vivo Vamos hablar de cómo se hace un bonsái.

Eso de escoger el frente, la rama uno, lados y la tres. Sobre este tema estamos de acuerdo con que el árbol tiene que tener un frente, el que más lo favorece. Pero lo demás, eso de la rama uno, la dos y la tres yo pienso que no necesariamente porque hay árboles muy bonitos, que no son así porque su distribución es otra, y porque la naturaleza creó el árbol y los dotó de ramas y no necesariamente con la uno, la dos y la tres. Sí hay cosas que son de "agüevo" como el grosor de las ramas. Por lógica, las primeras, las de más abajo, tienen que ser más gruesas. Se ve feo una rama más delgada si es de las primeras, al igual que una rama gorda hasta arriba.

En eso estamos de acuerdo. Tampoco funciona una rama al frente que impida ver el tronco del árbol, o que el tronco sea más grueso arriba que en su base. Se ve mal, pero si el árbol se ve bien lúcido y parece realmente un árbol, olvidemos la técnica. Un problema que tienen los bonsaistas es que no pueden estar haciendo árbol esto del tiempo porque no tienen material o en donde tenerlos. Nosotros, con todo el espacio que tenemos rebasamos los mil. Veo que quisieran solo diseñar porque es lo más atractivo del bonsaismo.

El cuidado es secundario y un árbol se trabaja dos veces en el año; poda y corte de raíces cada dos años, tengo que hacer mención aparte para reconocerá las personas que me merecen más respeto en esto: Chery Cortés Milagros Rauber Felipe Gonzáles padre e hijo Enrique Castaño Ing. Emigdio Trujillo Juan Carlos Castillo José Luis Mora Jorge Tavera Margarita Araceli Zarate Aquino Pedro Cabello Dr. Arturo Higashida HugoZamora En un lugar muy destacado, debo mencionar a Pedro J. Morales, con quien llevo una amistad más que cordial. Y como estamos empeñados en darle difusión a nuestro proyecto de divulgar el bonsái para que cada día sean más los que practiquen este arte, seguiremos trabajando. Adquirimos y juntamos el material necesario para que los maestros que logramos traer en 2012 hicieran sus demostraciones. Pedro me dijo poder traer a Liporace y a Robert Steven y a otros. Por su parte, Enrique Castaño, también se ofreció. Se trató de darle nivel al bonsái en México con maestros de fama mundial. Mientras tanto el museo recolectó planta para la venta en prebonsái, en especial diegos y azaleas y uno que otro arrayán. Las clases van bien. Ya tenemos 6 o 7 nuevos alumnos que con mucho entusiasmo están aprendiendo. Los más destacados diseñan sus propios árboles.

Con Enrique Castaño de Mérida establecimos un intercambio de prebonsáis y yamadoris. Funciona muy bien porque las especies que nos mandase adaptan a nuestro clima. No así las nuestras; le funciona el diego y algunos juníperos pero la azalea y el olivo no. Con quien también tenemos muy buena relaciones con Felipe González padre e hijo; ellos nos compran y nosotros a ellos. Hay más que se llevan nuestros árboles: Tavera de Texcoco, Tehuacán, los súper Zamoras mejor conocidos como "los Ninjas", Israel Méndeznos provee de árboles y alambre, José Luis Mora es nuestro proveedor de árboles jaliscanos y de jal, es nuestro contacto en occidente.

Tengo en mente hacer un recorrido con Felipe en Chalma, Valle de Bravo, León, Guadalajara y algún otro que estén en la ruta para conocer sus árboles y estrecharlos lazos de amistad. También pienso ir a España y visitar algunos clubes y a Italia, a Crespi, para ver ese fantástico ficus que tiene 1000 años Si nos proponemos que la gente que nos visitas el leve una descripción como la que hicimos, desde cómo nació la cultura del bonsái, cómo se desarrolló a través de los siglos y cómo llego a México y todo lo relacionado, como es el hecho de que existen clubes y de que se pueden formar otros, y sobre todo, que la federación los puede orientar, seguramente nuestros logros serán mejores.

En Europa y en América como en los US, sobre todo en California, Puerto Rico, Venezuela, Brasil, Argentina están más avanzados que nosotros. Así que tenemos que trabajar para difundirla cultura del bonsái y para que la gente sepa qué significa y como tratarlos. En esta navidad recibí un libro que me regaló un primo. Es de un español, posiblemente el más conocido y más famoso bonsaista que cuida de los árboles del museo de Madrid: Luis Vallejo: Bonsái Es cultura y Naturaleza. Pero ese es otro problema; que los libros son muy caros por el papel que se tiene que emplear y las fotos que las tiene que tomar un fotógrafo profesional así que es otro impedimento y museos solo hay dos: uno en Guadalajara que hizo Chery Cortés y el nuestro que por cierto es muy visitado.

Ya para terminar ojo con aquellos que se dicen maestros y que van solo en un sentido y que no dan nada a cambio de nada; solo piensan en su interés. Me atrevo a escribir nuevamente sobre la gente que compone el mundo del bonsái. Para empezar que difíciles que alguien acepte que otro sea mejor hay veces que ni los mismos maestros se salvan y la verdad es que pásalo que con las modistas y los peluqueros no hay ni cual irle. En los congresos apenas si se saludan, sin embargo he visto que no todos tienen el mismo gusto para diseñar, hay quienes son conservadores y otros van más allá de lo normal y dejan a los árboles pelones hasta de corteza porque es la nueva moda, como lo de 4 veces la altura y que antes era de 6, es lógico que a unos nos guste más como diseña determinado maestro y no nos gustan otros.

En el museo tenemos árboles de todos Benavente, Pedro, Salvatore, Invernizzi, Milagros, Karim, Nacho, Sergio, Jose O., Xec, Mauro, Luiggi, Zezao, Norberto, Erik y Robert que han venido a México. Mexicanos tenemos a Castaño, Trujillo, Felipe, Hugo, Cabello, Nabor los súper triple A, son los que revolucionan el arte para no pasara al olvido tales el caso Kimura, que en un congreso desgajo un árbol y lo abrió para dividirlo. Son gente que viven de eso y se mantienen como las grandes figuras. Yo puedo decir que tengo árboles que se veían bien, muy normales y sin embargo venia Pedro a cambiarlos totalmente es claro que ahora lucen mejor y tengo otros que sin hacerles nada se ven muy bien es el caso de uno que Pedro me dijo le corto aquí y aquí y aquí y verá qué bonito se verá, y yo le dije: Pedro para eso tendrán que pasar 5 años o más me contestó que sí, le respondí entonces a lo mejor yo no lo alcanzo a ver, mejor déjalo como está, le hizo una pequeña poda y el árbol ya mejoró y se ve muy bien y el próximo verano lucirá más, también podó otros y les cambio su forma sin llegar al extremo y eso sí, quedaron muy bonitos. Así que esto del bonsái es para todos los gustos y siempre habrá diferencias, no es posible ponernos todos de acuerdo un problema que tenemos, es que carecemos de buenos árboles porque preferimos el árbol de vivero al recolectado y la experiencia muestra que el colectado nos da mucho mejores árboles por el grosor del tronco, el nebari y la forma. Sobre la llamada madera muerta en los bonsáis.

Por lo que me doy cuenta se trata de quitarle parte de la corteza a los árboles, lo pude apreciar porque Nacho Marín y Karim trabajaron unos árboles juníperos, proceso que le di seguimiento con todo detalle y se aprecia que no es otra cosa que tratar de imitar con todo realismo a esos árboles que crecen entre las rocas y con muchas dificultades, en las revistas se ven algunos que solo les dejan una vena de donde alimentar un mechón de ramas situado en lugares escogidos a mí en lo particular me gustan los árboles como la naturaleza, los diseños y si tienen parte de madera muerta adelante pero despellejar un árbol no me seduce y menos que lo quemen me atrevo a compararlo con un peinado de esos muy sofisticado o con vestido de esos que sacan los modistas en los desfiles de modas, los bonsáis trabajados así son obras de arte hechos por el hombre el que destaca su creatividad y por eso la fama del artista.

En el museo hay árboles así de algunos de ellos se les seco una parte y de ahí que le trabajaron la madera otros que son creaciones como las que hizo Nacho a resumidas cuentas que todo que de todo hay en la viña del señor quiero decir de todos los gustos tengo un video de Kimura en que hace eso y cambia totalmente al árbol en el museo tenemos árboles que se le seco una parte y se trabajaron sin lugar a dudas lucen mucho más que si les dejaran así, sin embargo en Yucatán hay especies que la propia naturaleza los diseño a mi me gustan mucho y los prefiero a los artificialmente diseñados. Después de ver el proceso en un árbol cuando es trabajado y pasa el tiempo y el maestro que lo diseño tiene la oportunidad de volverlo a ver seguramente le hace cambios y esto sucede tantas veces como el regrese siempre encontrara algo que cambiar, pasa como con los niños que le das un lápiz y un sacapuntas hasta que se lo acaban nosotros tenemos árboles que en su diseño original quedaron muy bien, sin embargo el maestro regreso 2 veces y en las 2 les hizo cambios, esos árboles fueron mejores en el primer diseño, ahora esperaremos a ver si el tiempo los vuelve a mejorar es lo bueno de la naturaleza que puede con el tiempo hacerlo lucir nuevamente.

Tortuguero que nos vimos en la necesidad de hacerlo con frecuencia personas compraron estos animalitos cuando son pequeñitos y las venden en los acuarios, los compran creyendo que no van a crecer y con el tiempo se desarrollan y no los traen; empezamos con uno hace como 5 años que la Sra. la recogió sobre el boulevard tratando de atravesarlo ahora contamos con 20.